Hormigón armado

En este tipo de tubería, el proceso de fabricación consta de las siguientes fases:

  1. Fabricación de camisas
  2. Formación y expansionado de boquillas
  3. Elaboración de la jaula de armadura
  4. Hormigonado del tubo por colado vertical
  5. Curado del tubo

Fabricación de camisas

Las camisas están constituidas por un cilindro de chapa, soldado helicoidalmente a solapo, en máquina automática, a partir de bobinas de chapa, de ancho igual o superior a 1 m., al que se suelda en sus extremos las correspondientes "boquillas" macho-hembra, garantizando sus tolerancias dimensionales.

Una vez formados los cilindros, se depositan sobre viradores y se acoplan en sus extremos, abrazando su parte exterior, las boquillas previamente probadas (soldadura transversal con líquidos penetrantes) y efectuada la inspección dimensional obligatoria.

Efectuada la soldadura transversal de unión de los cabezales, cada camisa será sometida a una prueba hidráulica de presión interior en prensa horizontal.

Formación y expansionado de boquillas

Según las necesidades de las obras, las camisas, pueden llevar en sus extremos boquillas formadas por:

  • Perfil laminado para junta de goma.
  • Pletina para junta soldada.

Las pletinas con las medidas adecuadas para la formación de las boquillas, se curvan y se sueldan sus extremos. A continuación se procede al expansionado de las mismas mediante una prensa hidráulica preparada al efecto, con lo que se consigue un perfecto control dimensional.

En el caso de que los cabezales sean de junta elástica, el material que los compone es previamente granallado, para una vez conformado geométricamente, recibir una pintura de imprimación y posteriormente, una vez incorporado al tubo, un tratamiento a base de 200 micras de resina epoxy, lo que garantiza su durabilidad ante cualquier agente agresivo.

Elaboración de la jaula de armadura

El acero empleado en los elementos accesorios (generatrices y separadores) es liso, mientras que las espiras de armadura se fabrican con acero corrugado.

Para realizar las generatrices, se coloca una bobina de acero liso del diámetro fijado en la devanadora. El acero pasa por unos rodillos enderezadores hasta llegar a un tope que acciona el corte automático.

Para realizar las jaulas de armadura, se sitúa en la devanadora de la maquina de fabricación de armaduras una bobina de acero corrugado del diámetro fijado. Una vez situadas las generatrices en los alojamientos de los platos de la máquina, éstos comienzan a girar, desplazándose uno de ellos en dirección longitudinal según avanza la espira, mientras que el otro permanece en un plano vertical fijo. Según van girando los platos se va arrollando acero corrugado sobre las generatrices, produciéndose un punto de soldadura en cada cruce de espira con generatriz.

Una vez completada la hélice a la longitud de las generatrices, se liberan éstas, se saca la jaula de la máquina y se colocan los separadores.

Finalmente, se coloca a la jaula una etiqueta identificativa con los siguientes datos: número de identificación de la armadura, número de espiras por metro, diámetro del redondo que forma la espira y diámetro nominal del tubo.

Hormigonado del tubo colado vertical

En el caso de que el núcleo no se realice previamente mediante compresión radial, se emplea para el hormigonado del mismo un molde interior, en cuyo caso el proceso es el siguiente:

  1. Colocación del molde interior sobre el centrador inferior.
  2. Colocación de la camisa de chapa sobre le centrador inferior.
  3. Colocación de la armadura exterior.
  4. Colocación del molde exterior.
  5. Colocación del centrador superior.
  6. Colocación de la batea de llenado.

La apertura y cierre de los moldes se realiza mediante un sistema hidráulico que permite asegurar la completa estanqueidad de los mismos.

Seguidamente se procede al vertido del hormigón hasta completar el llenado total del molde. Durante el hormigonado, se realiza el vibrado mediante vibradores situados en el molde, que aseguran la ausencia de poros y la correcta distribución del hormigón.

El tubo permanecerá en el molde hasta haber alcanzado una resistencia mínima fijada. El curado será natural o acelerado.

Una vez alcanzada la resistencia mínima se procede al desmoldeo y evacuación del tubo a la zona de curado y acopio.

Curado del tubo

El tubo, manipulado en vertical mediante collares adecuados al diámetro se apoya en dicha posición, bien directamente sobre el suelo o sobre bancada de tablones convenientemente nivelados. A continuación se coloca en la parte superior del tubo un dispositivo de riego para mantener húmedas las superficies del tubo hasta su expedición a obra.

En los casos en que se requiera una protección exterior adicional del tubo, éste se pinta exteriormente con una brea epoxi. Este proceso se realiza en fábrica una vez el tubo ha alcanzado el grado de curado previsto y antes de ser expedido a obra.